• Pico respiratorio y la influenza estacional
separador

ill 3181160 1920

PICO RESPIRATORIO Y LA INFLUENZA ESTACIONAL

Mayo 30, 2019 - Las enfermedades respiratorias agudas son unas de las principales causas de atención médica por enfermedades infecciosas en todo el mundo.  Representan un gran problema de salud pública por su poder de diseminación, afectación en la población productiva, alta mortalidad en menores de cinco años y su impacto en los servicios de salud.  Las enfermedades respiratorias agudas son unas de las principales causas de atención médica por enfermedades infecciosas en todo el mundo.  Representan un gran problema de salud pública por su poder de diseminación, afectación en la población productiva, alta mortalidad en menores de cinco años y su impacto en los servicios de salud.  

El virus de la influenza es la causa más frecuente de enfermedad respiratoria en la población.  En Colombia, aunque la transmisión del virus ocurre durante todo el año, el aumento de casos de infección respiratoria aguda tiene un comportamiento usual en dos momentos del año: el primero,  entre marzo y julio y, el segundo entre octubre y noviembre. En muchas personas, la infección se limita (con cerca de 50% de asintomáticos), pero en otras, puede requerir hospitalización o cuidados intensivos e incluso producir la muerte.  Las mujeres embarazadas, los menores de 5 años y la población adulta mayor de 60 años son los más afectados por sus complicaciones.

DATOS CLAVE:

Hasta el mes de marzo de 2019, se reportaron un millón quinientas mil atenciones en consulta externa y urgencias por infecciones respiratorias agudas, esto es un 2% más que en 2018. Los departamentos de Chocó, Córdoba, Sucre, Bolívar, Santander, Arauca y Casanare presentan un comportamiento por encima de lo esperado en 2019.

Aunque se ha observado un descenso en las hospitalizaciones por Infecciones respiratorias agudas en 2019 (en comparación con el 2018), la atención requerida en Unidades de Cuidado Intensivo para tratar las complicaciones ha presentado un aumento importante durante el 2019. 

6 de cada 10 hospitalizaciones en UCI por infección respiratoria aguda y sus complicaciones, son en niños menores de 1 año y personas mayores de 60 años.  

2 días es el tiempo promedio de incubación (puede variar entre 1 y 4 días).  Una vez aparecen los síntomas, la persona puede transmitir el virus durante una semana.  

Entre los síntomas más comunes está el inicio abrupto de fiebre, dolor de garganta, cefalea, dolores musculares escalofríos, anorexia y fatiga extrema, que se acompaña de tos en las siguientes 24 horas.  

La infección por influenza se puede prevenir.  Las medidas son simples: autocuidado y vacunación.  El autocuidado consiste en lavar las manos con frecuencia, evitar el contacto con personas enfermas y una buena alimentación.  Si ya se ha contraído la enfermedad, las medidas anteriores más el uso de mascarillas o tapabocas, evitar frecuentar lugares públicos y evitar el contacto con niños, mujeres embarazadas, adultos mayores y personas con alguna enfermedad de base.  

En Colombia, desde el año 2008 se inició la vacunación para influenza.  Niños menores de 5 años, mujeres embarazadas, adultos mayores de 60 años pueden vacunarse gratuitamente contra la influenza, así como también personas con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, obesidad mórbida, personas con cáncer, VIH, trasplantados, enfermos renales, entre otros.

El propósito de la vacunación contra influenza no es evitar la infección en todas sus formas, sino las más graves y disminuir la mortalidad relacionada con el virus y sus complicaciones. 

Cada temporada de influenza es diferente.  La circulación de virus es diversa y éstos pueden presentar mutaciones que aumentan su poder infectante.  La Organización Mundial de la Salud realiza monitoreo en todo el mundo sobre el comportamiento de estos virus, emitiendo recomendaciones sobre cuáles son los de mayor circulación para la temporada.  En Colombia, se utiliza la cepa sur. 

CINCO MITOS DE LA INFLUENZA Y LA VACUNACIÓN CONTRA INFLUENZA
(Fuente: Organización Panamericana de la Salud)

Mito 1: La influenza es como un resfriado. FALSO
La influenza estacional se caracteriza por el inicio súbito de fiebre, tos (generalmente seca), dolores musculares y articulares, dolor de cabeza y puede presentar complicaciones graves que requieran hospitalización e incluso causar la muerte en personas con alto riesgo. Los resfriados son causados por otros virus y suelen presentarse como secreción nasal, irritación en la garganta y quizá un poco de fiebre.

Mito 2: La influenza puede ser una enfermedad muy grave y mortal. VERDADERO
Hay grupos de la población que tienen más riesgo de sufrir complicaciones por la influenza: embarazadas, niños menores de 5 años, gente mayor y personas con enfermedades crónicas como diabetes, enfermedades pulmonares y cardíacas, aunque a veces niños y gente joven sin factores de riesgo también pueden presentarlas. Estudios muestran que pacientes hospitalizados con influenza que no han sido vacunados, tienen entre 2 y 5 veces más riesgo de morir que aquellos que han sido previamente vacunados.  El personal de salud, dada su exposición a los pacientes, corre mayor riesgo de infectarse y de transmitir la enfermedad, y por ello su vacunación es fundamental.

Mito 3: La vacuna puede causar la infección por influenza. FALSO
Las vacunas contra la influenza se han usado desde hace décadas, son seguras y no causan la influenza. La vacuna existente en Colombia, no puede producir la enfermedad. Luego de vacunarse, el cuerpo necesita alrededor de dos semanas para estar protegido, tiempo durante el cual la persona puede contraer la influenza u otros virus respiratorios con síntomas parecidos, y creer erróneamente que contrajo la gripe de la vacuna.

Mito 4: Los eventos adversos de la vacuna son graves. FALSO
Como cualquier otra vacuna o medicamento, existen eventos adversos a la vacunación de influenza. Sin embargo, los eventos adversos más frecuentemente relacionados con la vacuna son leves, y se trata principalmente de dolor y enrojecimiento en el sitio de inyección.

Mito 5: La vacuna de la influenza no es efectiva. FALSO
La efectividad de la vacuna, es decir, la protección que brinda, suele ser moderada (del 40 al 60%) y varía cada año. Su efectividad también varía según la edad, el estado de salud y si los virus que circulan son similares a aquellos para los que protege la vacuna. La vacunación de las embarazadas es clave para proteger al bebé, dado que la vacuna no se recomienda en niños menores de seis meses.

En la temporada de influenza 2017-18 en Estados Unidos, se estimó que la vacuna evitó 7 millones de casos, 109.000 hospitalizaciones y 8.000 muertes relacionadas con la influenza. Asimismo, la evidencia sugiere que, si una persona se vacuna frente a la influenza y se contagia, la enfermedad será menos grave que si no se hubiera vacunado, lo que puede evitar complicaciones, hospitalización y hasta la muerte.

separador

Histórico Noticias 


















Logo Desenlaces
¡INSCRIPCIONES ABIERTAS!
AGOSTO 2019

 
acemi informa acemi opina acemi conexxion digital
 
acemi conexxion salud


Cerrar