20130622 ocde

De acuerdo con el “Estudio de la OECD sobre los sistemas de salud: Colombia”, comunicado el día ayer, 10 de noviembre, el sistema de salud de Colombia ha mejorado de manera significativa desde 1993, lo cual se demuestra en aspectos tales como el aumento en la expectativa de vida o la reducción de la mortalidad intantil.

Este estudio se expide en atención a que como todos sabemos, Colombia adelanta un proceso para entrar a la OECD, y a que dentro de dicho proceso se analiza entre otros múltiples aspectos, el estado del sistema de salud. De ahí la importancia del documento, pues el interés de nuestro país en ingresar a dicha organización puede convertirlo en una directriz para la regulación por parte de los órganos de dirección y control del Sistema.

El comunicado de prensa de la OECD destaca el record colombiano en ampliación de cobertura, pasando del 23.5% en 1993, al 96.6% en 2014. También se destaca que el gasto de bolsillo pasó del 52% al 14% en el 2006, cuando el promedio de la OECD está en el 19%[1].

Como es de esperarse, el estudio de la OECD señala también los retos importantes que afrontamos para mantener y mejorar el desempeño del SGSSS. Dentro de estos se incluye el de la sostenibilidad financiera, señalando para el efecto, entre otras, que el control de precios de servicios es débil, y que predomina el sistema de pago por servicio [2]. Frente a esto último tal vez sea pertinente señalar que uno de los factores que restringe el avance a otros mecanismos de pago es la interpretación que se ha venido dando al artículo 52 de la Ley 1438 de 2011 por parte de los órganos de dirección y control, según la cual la contratación por capitación estaría permitida únicamente para servicios de baja complejidad.

Dentro de los pasos que se incluyen para fortalecer el desempeño del sistema de salud, señala la OECD entre otros, el de lograr que las EPS sean más eficientes y efectivas en la compra de servicios, entendiendo las necesidades de salud de la población, fortaleciendo la detección temprana, y suscribiendo contratos con proveedores, basados en robustas medidas de calidad y resultados[3]. Siendo redundante, cabe señalar que la interpretación que se ha venido dando al artículo 52 de la Ley 1438 de 2011, poco ayuda para este propósito.

El documento también recomienda una gestión del desempeño más rigurosa no solo para las EPS, sino para las clínicas, los hospitales y otros proveedores de servicios de salud[4].

Este documento tan importante de 137 páginas, está disponible para su compra o para su lectura en la página Web de la OECD[5].

[1]Comunicado disponible en el siguiente vínculo http://www.oecd.org/newsroom/colombiaafrontadesafiosparamejorarlacalidaddelaatencionsanitaria.htm
[2]OECD Reviews of Health Systems Colombia 2016. Pág. 3.
[3]OECD Reviews of Health Systems Colombia 2016. Pág. 3.
[4]Tomado del comunicado de prensa.
[5]Disponible en el siguiente vínculo de Internet el 10 de diciembre de 2015. http://www.keepeek.com/Digital-Asset-Management/oecd/social-issues-migration-health/oecd-reviews-of-health-systems-colombia-2015_9789264248908-en#page5.

separador
Revista Digital



Vacunas 1 1080X1080
 
 




Cerrar