acemi opina cabezote

EL LIO DE LAS URGENCIAS

La sobreutilización de las urgencias es un tema recurrente cuya solución parece difícil. Noticias de los últimos meses señalan que algunos servicios de urgencia tienen una ocupación que supera en 4 o 5 veces su capacidad. Colombia no es una excepción ya que en la mayoría de los países se han presentado las mismas dificultades durante muchos años. Sin embargo pareciera que existe una tendencia por parte de las personas a una mayor utilización de esta puerta de entrada a la atención médica sin que ello implique que la de los servicios ambulatorios, principal puerta, estén menos demandados. Las cifras parecieran indicar que las personas están hoy más inclinadas a demandar servicios médicos: hacia 1993 el promedio de consultas por habitante era un poco superior a dos, ahora se acerca a cuatro.

En estudio realizado por ACEMI, el hospital Mayor y la Universidad Jorge Tadeo Lozano se encontró que cerca del 35% de los demandantes de estos servicios tenían un triage de 3 y 4 lo que significaba que no existía un motivo de urgencia y deberían acudir a la consulta general ambulatoria o a la llamada consulta prioritaria, una especie de semi-urgencia ofrecida por algunas EPS. Se encontró además, que un porcentaje significativo de personas acudía a las urgencias para solicitar una incapacidad. Muchas personas argumentan que no se les da una cita a la consulta general con oportunidad mientras que las IPS están obligadas por ley a atender cualquier urgencia inmediatamente, otros dicen que la ventaja de la urgencia es que en el mismo día se les practican todos los exámenes de laboratorio y de imágenes de forma que al final sacrifican algunas horas pero evitan el problema de la fragmentación de los servicios.

El gobierno tomó una medida importante hace algunos años y fue obligar a las EPS a garantizar la consulta general dentro de los tres primeros días contados a partir de la solicitud y fijó tiempos aceptables para que las EPS procedieran a autorizar y/o programar las consultas con especialistas. Según lo informa la Superintendencia Nacional de Salud, las aseguradoras han venido acercándose al cumplimiento de esta normativa, principalmente en el caso de la consulta externa.

Es posible que se tomen otras medidas como la reciente que cambia los grados del triage pasando a cinco lo que aliviaría la presión ya que las nuevas escalas 4 y 5 deberán ser atendidas en la consulta prioritaria. Otra posible medida es la ampliación de la red de cada EPS para incluir atención prioritaria en ciertas ciudades, medida que debe ser estudiada pues implica inversiones altas en un momento de dificultades. Finalmente, el gobierno deberá revisar las exigencias para la habilitación de centros ambulatorios generales y de consulta prioritaria, racionalizando las exigencias con el propósito de que allí se pueda atender a muchos más pacientes sin demoras injustificadas.

Las soluciones existen para aliviar la presión y deben ser el fruto de una discusión amplia entre los diferentes actores.

Acemi, 29 de Enero de 2016

firma-imagenseparador Histórico Acemi opina




Vacunas 1 1080X1080
 
 




Cerrar